Cargando...

domingo, 30 de marzo de 2014

Escapada al Valle Del Jerte.

Del 21 al 23 de Marzo del 2.014. Esta escapada ha sido posible porque teníamos una tarjeta de fin de semana que nos habían regalado el año pasado que caducaba este año, así que nos hemos ido a visitar el Valle del Jerte porque es uno de esos sitios de los que a menudo oyes hablar a la gente sobretodo en primavera, ya que es un valle que cuando pasa la época de las nieves y las montañas comienzan a perder la nieve se convierte en un manto blanco de cerezos que comienzan a florecer primero por la zona sur, más cálida, y poco a poco van llegando a cubrir con su color blanquecino y su aroma característico todo el Valle, desde Plasencia hasta Tornavacas. Para visitarlo se pueden seguir dos rutas, una líneal de norte a sur o viceversa y otra circular, pasando por Piornal, y unas carreteras estrechas y sinuosas. Los pueblos de la zona son espectaculares, sobretodo Garganta De La Olla, Hervás, Gargantilla. Hay numerosas casas rurales, donde también se puede comer, recomendamos una de Jarandilla, Ruta Imperial, eso sí, conviene llamar antes para reservar, nos gustó tanto que repetiríamos sólo por ir a este sitio.
El Parador donde nos alojamos es el de Jarandilla, nada más llegar te quedas asombrado con sus muros, su torreón, y su espectacular patio interior donde hay unas enormes palmeras y una fuente central, que te invitan a una relajación total tomando un café o una cervecita a cualquier hora, un lugar encantador, sí señor.

Parador de Jarandilla

Parador de Jarandilla

Parador de Jarandilla

Al llegar pregunté por la historia de aquel edificio, había leído que sirvió de alojamiento para el Emperador Carlos V durante unos meses, al principio tuvo un origen defensivo y posteriormente perteneció a los Condes de Oropesa, que lo destinaban como lugar de retiro. Tenía tan sólo 10 habitaciones pero Paradores lo reformó y ahora tiene tres plantas de habitaciones, en las que hay unas 50 habitaciones en total.
La primera noche salimos por el pueblo de Jarandilla y llegamos por sus empinadas calles a la Plaza de la Constitución, donde tomamos algo y luego fuimos a cenar a una taberna llamada Puta Parió II, muy rústico el sitio, había poca gente por las calles y aún puedes sentir que te miran por ser de fuera, como suele pasar en muchos pueblos cuando llegan los forasteros.
A la mañana siguiente, sábado, tras desayunar fuimos a pedir consejo a recepción para tomar después el Gps y preparar nuestra ruta, primero hacia Cuacos y Yuste y después hacia Piornal, desde donde se desciende al valle. Pasamos el día visitando sitios, haciendo fotos, comiendo, comprando, en fin lo típico, aprovechando a tope todo el tiempo.

Garganta de la Olla

Valle del Jerte


Nos quedamos con ganas de hacer más cosas pero teníamos poco tiempo, esas carreteras en moto tienen que ser una pasada, tome buena nota para quien sabe, si en futuro volver con mi moto a hacer una rutilla por esa zona, lo que esta claro es que es un placer para los sentidos el paisaje, los aromas, los pueblos, sus gentes, sus calles, iglesias y paisajes. Volvimos encantados con el Valle.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Guía-Escapadas.com. Guías de viajes gratis para tus escapadas. Copyright © 2013 Blog de escapadas y guías de viajes gratuitas.